martes, 19 de marzo de 2013

Una de osos en el Mortillano

Sabado 09-03-2013
De nuevo volvemos al ataque en las exploraciones del sistema del Mortillano, esta vez el grupo se ha reducido a 4 personas o mas bien una chica y 3 Orcos..
Al menos hoy  no llueve, nieva o graniza y el viento es moderado, la hora de quedada ha sido consensuada entre el sector “andaluz”, tras una dura negociación que ha perdido Cristobal.. Por tanto estamos a las 09:00 en el club y a las 10:00 saliendo de los coches.
Zape ha decidido hoy utilizar “equipo ligero” y se hará la actividad en zapatillas de correr, que unido a las nuevas botas multicolor de Cristobal, no auguran nada bueno para los lentos del grupo..

A las 11:15 estamos entrando en la cueva tras algunas actuaciones logísticas que no puedo describir.
Zape tiene unas pintas “curiosas”, con las zapatillas, el mono que le llega a la espinilla y gomas de ligero... Marta de descojona..Es que ya no hay respeto por el machoo.

Sin mas novedad que los patinazos de Zape en las coladas, llegamos al vivac y comemos algo, para continuar río abajo hacia la punta.
Una vez en la galería de la ”espeleogenesis explosiva”, hacemos algunas fotos y mas adelante comenzamos labores de topografía.
Cuando se terminan las galerías de tamaño humano,
 
penetramos las gateras arenosas sin fiarnos un pelo de Cristobal que dice que no son estrechas.
No lo son en realidad pero si muy largas y cansadas, creo que darle el nombre del “Senda de los gusanos”, puede ser procedente. Nos lleva una hora remontar estas arrastradas, hasta la punta del último día.
Cristobal instala el pozo que baja a la sala y pone el pie entre bloques, los demás le seguimos con la topo y revisando rincones. Una momia de lirón con un moho verde muy raro en la cuevas , le da nombre a la sala “sala de la momia verde”.
A la derecha rumbo norte, un delicado paso entre bloques da acceso a una gran galería de mas de 20 m. de ancho y suelo en parte arenoso con grandes bloques y cantos rodados, que unos 100 m. mas adelante desemboca en una sala.
Esta sala de unos 25 por 40 m.(4 caminos) tienen varias continuaciones, a la derecha un gran pozo de unos 40 m. de profundo y otros tantos de diámetro. A la izquierda sale una galería muy rota que se cierra por bloques .
De frente remontando unos escombros hay dos tubos superpuestos. Mientras en comando andaluz, equipa la cabecera del pozo con las cuerdas cortas que llevamos y revisa una posible terraza, Zape y yo entramos por tubo inferior topografiando.
La galería es arenosa, con algún recodo muy concrecionado que nos asombra por las virguerías de las formaciones (galería de las Filigranas)
  video
 , pronto los bloques parecen cerrar el paso , pero se puede continuar hasta unos tubos ascendentes, que trepamos en oposición hasta una ventana pequeña que conduce a una galería de unos 4 m. de ancha y bastante alta con suelo arenoso y muchos cantos rodados. También se aprecian huellas de animales pequeños, lirones o felinos..(galería de las huellas)
Tomamos el camino descendente y pronto la galería se corta por otra perpendicular en forma de cañón estrecho y desfondado. Cruzamos por encima de este cañón y salimos a unos cruces y de nuevo a la sala, donde los socios están instalando una cuerda para subir desde la sala de 4 caminos.
Nos reagrupamos y seguimos explorando y topografiando por el suelo del cañón que en ese punto muere sobre la galería que seguimos. Marta va en punta y al poco rato se oyen sus gritos..”un cadáver”, todos pensamos en un ajuste de cuentas entre paisanos, en el GAL,... pero resulta ser un esqueleto de un animal grande , que por la pinta tiene que ser un oso, aunque el craneo esta muy deteriorado y arrastrado por el agua a un pozo cercano.
Continuo la topo del cañón del “cadáver” dejando una gatera y una galería baja pendientes de explorar..Llego a la sala o galería grande donde tras un gran bloque se encuentra el esqueleto muy impresionante con sus huesos bancos y de gran tamaño.
Marta ha entrado por una gatera junto a los huesos y mas adelante ha encontrado mas huesos de menor tamaño. Frente al esqueleto un tubo se desfonda en un pozo sin bajar que seguramente alberga los colmillos del oso.
La galería de bloques desciende unos 20 m.  (galería del esqueleto)y termina en un pozo con lo que parece una galería en su fondo.
Sobre el esqueleto una rampa de boques ascendente nos conduce de nuevo a la galería de de las Huellas, que recorremos esta vez hacia arriba hasta un cruce con un cañón perpendicular alto , de  mas de 30 m. y estrecho en su base. A la derecha termina cerrándose en una sala.
Hacia la izquierda se puede trepar en rampa hasta un bloque empotrado, pero para seguir hay que cruzar un desfonde delicado y solo lo hace Cristobal , que para eso es padre ya , y los demás aun no hemos dejado descendencia..
Desaparece un buen rato y cuando lo damos por muerto, vuelve hablando de que ha tenido varios “orgasmos”. Según cuenta ha llegado a una galería de unos 3 m. de ancho y 1,5 de alto que tienen varios restos de animales enterrados en la arena.
La galería se termina cerrando pero hay otras que continúan..
Es hora de volver, nos quedan muchas horas de camino hasta el vivac y es muy tarde.
Comemos algo en “4 caminos” y salimos a las 22:00, las gateras las bajamos mas rápido pero igual de cansados y comiendo arena. Aun quedan las galerías horizontales y los pozos.

Pozo de la Galleta
 Después llegar al río y remontar hasta el vivac, donde ponemos pie a las 01:30 ,después de casi 14 horas de punta.
 Preparamos la cena y esta vez nos sobra comida a pesar de que Marta “se lo come too” y de nuevo los andaluces “negocian” la hora de levantarse y claro de nuevo Cristobal pierde la lucha, aunque Zape no estaría del todo de acuerdo..
 Los ronquidos se adueñan de la sala y unas pocas horas después , estamos de nuevo en pié..admirando la vitalidad matutina de Marta..
Zape cumple los pronósticos y es el ultimo en salir del saco, para calzarse su deportivas verdes con camuflaje de barro.
Femenina ante todo
Para las 10:00 estamos caminando hacia la calle con paradas para hacer fotos y que algunos cojamos aire..
A las 12:00 nos recibe el sol en la boca y además una nota de Alfredo que nos anuncia que el famoso pasamanos esta realizado..


 El resto de la actividad termina como es costumbre..pateo hasta el coche , cervezas y rabas en Asón y Ramales..

Nota: Adidas puede homologar sus zapatillas para la espeleología , han sobrevivido a Zape y la cueva..
Resultado 545 m. mas de topo y algunos centenares mas explorados..
De los litros de sudor vertidos mejor no hablamos..

El Mortillano ya supera los 123 Km.

miércoles, 6 de marzo de 2013

Travesía Acebo-Rubicera/Mortero 1de 4


DESCRIPCIÓN DE LA TRAVESIA ACEBO-RUBICERA/MORTERO

1.- Acceso a la sima del Acebo:
Existen varias rutas de acceso a la sima, dependiendo de punto de inicio y la disponibilidad de vehículos. La ruta mas rápida y cómoda parte de Entremazos cota 950 y asciende en unos 75 minutos hasta la cota 1.250 donde se encuentra la sima. El recorrido es de unos 2.950 metros.

Ruta de Entremazos:
El vehículo se deja en la zona conocida como entremazos, junto al cruce de pistas en la cota 950.
(454706,4785799,950). Se asciende por la pista de la izquierda hacia las dos cabañas que se encuentran en lo alto de la loma, pasando frente a ellas y girando hacia el noroeste por un estrecho sendero entre las árgomas que pueblan el campo.

El camino cruza un vallado junto a un espolón rocoso (C) y asciende al noreste cruzando varias vaguadas en la campa de árgomas. Es necesario buscar y no perder el sendero por estas campas, para no sufrir en la progresión por este terreno. La ruta asciende una primera loma al oeste cota 1038 y gira al norte para volver de nuevo al noroeste y nuevamente al norte. Las referencias son escasas y los senderos poco claros, por lo que utilizar el gps se hace muy aconsejable.

Se alcanza una fuente (1093)  que brota entre piedras bajo unas hayas, se cruza y asciende un marcado sendero que supera un escarpe, para acceder a una segunda campa con varias dolinas. Continuamos al noroeste hasta alcanzar el lapiaz suave que asciende de sur a norte. Nos adentramos siguiendo alguna traza de sendero y continuamos dirección norte por una vaguada con grandes hayas, algunas de las cuales han caído al suelo.

La vaguada y el bosque se terminan y estamos ya en la zona conocida como “La Rasa”, cota 1180, con un lapiaz de pequeñas fisuras por el que pasa el sendero en línea recta siempre hacia el norte. A la vista aparece un espolón rocoso de unos 30 metros, que dejamos a nuestra izquierda, y con una gran dolina profunda a nuestra derecha, que bordeamos por su límite oeste hasta llegar al lapiaz que marca el borde sur de la boca del Acebo.

Esta boca tienen la formas de una Z, con una rampa herbosa en su lado oeste, que permite descender al fondo del primer salto sin usar cuerda. Estamos a 1250 m.s.n.m. y las coordenadas de este punto de acceso son: 453024,4787116,1250. Descendiendo la rampa herbosa y un resalte rocoso junto a una oquedad, llegamos al fondo de grandes bloques y girando a la derecha primero y a la izquierda después llegamos al primer pozo instalado de la sima.

Ruta del Mortero:
Si solo se dispone de un vehiculo y la salida se pretende hacer por el Mortero, la ruta mas aconsejable desde la boca del Mortero, asciende primero por la pista, hasta llegar a la primera curva fuerte a la derecha y una zona llana, donde parte a la izquierda una pista que se debe tomar. La pista va al norte paralela al cauce del arroyo y confluye con él y lo cruza, zigzaguea en tres curvas muy cerradas y luego continua en línea recta la noreste, pasa junto a una nave y gira al norte. Allí, de nuevo al noroeste, por las campas de árgomas hasta alcanzar el punto C de la ruta de Entremazos, poco después de pasar la vaya, tras recorrer unos tres kilómetros.

Ruta Rubicera:
Esta ruta parte de la carretera de Asón poco antes del mirador y asciende por la ruta normal de aproximación a la cueva de Rubicera. Una vez alcanzado el collado de bajada hacia Rubicera, se continúa ascendiendo, por la rasa en dirección norte siguiendo los hitos de los diferentes caminos que ascienden hacia el Mortillano.
Tomemos el camino que tomemos por la rasa, cuando se alcance la cota 1250, hay que pasar al lado este del espolón rocoso que se sitúa en la estribación este de la rasa. Como ya se ha indicado en las otras rutas la sima se encuentra al noreste de dicho espolón rocoso. Debemos recorrer unos 4300 metros.

Se pueden bajar los ficheros con las topografias, descripciones y rutas GPS en el siguiente link:

Travesía Acebo-Rubicera/Mortero 2 de 4


2.- Descripción de la travesía:
video
Una rampa de yerba con fuerte pendiente permite llegar al fondo del primer salto de la sima, en su fondo entre bloques y en la pared izquierda esta la instalación del primer rappel de 12 metros.Video1 y 2.
video 
Un segundo rappel de 11 m. nos deja en un suelo de piedras que da paso a un pasamanos equipado con dos cuerdas, un primer tramo horizontal y otro vertical, seguido de nuevo de otro horizontal, permiten llegar a la instalación del siguiente rappel, instalado con una cadena.
Este descenso uno de los mas largos de la travesía con 30 metros, tiene un desviador a los 10 metros que nos permite desviarnos del lado mas estrecho de los pozos. El tramo final en rampa nos deja en la siguiente reunión en una zona mas reducida. Rappel de 13 m. y llegamos a un embudo de piedras sueltas, que se cuelan por una pequeña gatera equipada en pasamanos con una cuerda muy gruesa que asegura su integridad. Video3.
video

Para atravesar este paso es necesario sincronizarse, con los espeleólogos que nos precedan, ya que las piedras que arrastremos caen por un pozo doble que está a continuación. Aunque caen por el pozo que no se desciende, en su fondo confluyen y hay que asegurar que nadie se encuentra en el fondo cuando se pase por el embudo.

Como se ha indicado después del pasamanos del embudo se llega a un pozo doble, instalado en el lado derecho con una cadena. Es un rappel largo de 26 metros. En el fondo una rampa de piedras conduce a otro salto corto, pero lo hacemos por una ventana a la derecha, en lugar de directamente. Es un rappel de 9 metros, que nos deja en el punto de unión de los dos pozos (este es el lugar donde no debemos estar cuando alguien cruce el embudo).

Entramos en un meandro corto y desfondado, equipado con un pasamanos (Video4) y que tras una rampa, nos deja en la siguiente cabecera. Se trata de un pozo rampa en forma de diaclasa, con 15 metros de longitud.
video

En un cambio de pendiente de la rampa está la siguiente instalación, que permite bajar otros 13 metros hasta un suelo pedregoso, donde trepamos a una ventana estrecha que es la cabecera del siguiente obstáculo. Video5.

video

Cuesta pasar esta estrecha ventana, que sale a un gran pozo que mide 23 metros pero que se encuentra instalado en dos rappel de  9 y 14 metros por los posibles problemas de recuperación de la cuerda. Video6.

El fondo del pozo da paso a un meandro rampa que se destrepa sin problemas, hasta la cabecera del siguiente salto de 11 metros que empieza en rampa y luego vertical. Estamos en un claro meandro que se retuerce y desfonda sobre la oscuridad. Utilizamos la cuerda para llegar a la siguiente reunión, que nos permite bajar el último salto de esta línea de pozos. Bajando los 14 metros que tiene, salimos en medio de una inmensa sala de mas de 100 metros de larga y 40 de anchura. Video7.
video
video
Estamos en las cota – 180 y el ruido de un arroyo que llega junto a la cuerda y se pierde hacia el fondo de la sala nos acompaña. Se continúa hacia el fondo de la sala dejando el arroyo a la izquierda y continuando hacia un conjunto de estalagmitas de gran tamaño. Estamos bordeando un enorme abismo de más de 60 metros de diámetro que engloba dos grandes pozos de 250 y 200 metros. Pasando entre las grandes formaciones una cuerda asegura un paso de colada resbaladiza y nos conduce a una cuerda ascendente de 7 m., que nos permite llegar a un meandro colgado en el techo de la sala. Video8.
video 

Estamos en la galería Fuente Fria, con las dimensiones de una galería de mina y suelo arenoso; termina pronto y tiene a ras de suelo una ventana equipada con pasamanos. Video9.

Atravesada la ventana estamos en un gran pozo chimenea de más de 10 metros de diámetro y muy concrecionado y ventilado. El fondo se encuentra a 10 metros y frente a la cuerda una galería de dimensiones medias  concrecionada y arenosa va haciendo giros hasta llegar a un tapón de colada, que solo tienen una estrecha gatera como paso; es la galería del Clotoris. Video10.

video

La gatera avanza 2 metros horizontales y luego cae 1,5 metros en vertical, para de nuevo avanzar 3 metros en horizontal. Es el paso del Clotoris, y aunque no es muy estrecho, sí es incómodo de pasar si se es alto. La salida entre coladas muestra una gran oquedad con ruido de agua.Video11
video

Hay que bajar 15 m. Pozo del espeleolirón y aterrizar entre grandes formaciones, en forma de puerta, que una vez atravesada, nos dejan en una bonita sala con el suelo de charcos y un fuerte goteo que cae del techo y algunos aportes que llegan de estrechos meandros. Video12.

video

La continuación es de nuevo por una galería de tipo mina con el agua circulando por el fondo de colada blanca, MUY MUY resbaladiza. Un giro a la izquierda con un destrepe de 3 metros equipado con una cuerda fija, da paso a una galería de mayor tamaño, que tiene zonas de 15 metros de anchura y 6 metros de altura, cubierta en su zona central de coladas blancas por las que circula el agua formando cortinas. Hay formaciones en los recodos y mucho material de derrubios, sobre los que se ha escavado esta zona. Galería AER. Video13.
video

Llegar hasta aquí desde la base de los pozos puede llevar 50 minutos, pero ahora el avance es rápido y cómodo, teniendo cuidado con el suelo muy resbaladizo y lo quebradizo de los materiales de relleno, pero la belleza de la galería y de su curso activo la hacen muy interesante. Video14.
video

Travesía Acebo-Rubicera/Mortero 3 de 4


Una cuerda nos ayuda a bajar una rampa y poco después otra permite supera una trepada sobre los derrubios. Llegamos a un punto donde la galería se tapona por formaciones y coladas, y nos vemos obligados a gatear algunos metros junto al agua que cae por un resalte de 6 metros (se puede destrepar por la derecha). En el fondo un bonito gours de 4 metros de diámetro recibe el agua del río, que continua de nuevo por la sala para luego entrar en otra gatera baja y que de nuevo conduce a un salto de 4 metros, esta vez equipado con una cuerda y un desviador. Video15

video

 y video 16

video

Este salto, un poco regado si el río está alto, también cae sobre otro gours similar al anterior, que con las coladas blancas del resalte le confieren belleza al lugar. Video17

video

Tras una curva llegamos un profundo gours y una rampa de 6 metros equipada con cuerda. Continúa el descenso por una galería amplia con la ya habitual capa de colada blanca (Video18); después de una curva entramos por un pórtico y el suelo desaparece en un pozo de 5 metros.

video

Pero aquí se abandona el curso activo por el momento, ya que el agua baja hasta un sifón. La ruta precisa hacer un péndulo instalado en fijo, para llegar a una galería fósil al otro lado del pozo; seguimos esta galería de grandes dimensiones con bastantes formaciones y goteos (habremos empleado otros 50 minutos en llegar aquí) .Video19

video

Una rampa resbaladiza desciende bastante hasta un aporte que llega por la izquierda de un meandro y se pierde bajo bloques que forman el suelo de la galería siempre descendente en rampas o resaltes de bloques. Llegamos a una salita con el suelo más o menos llano donde se montó un vivac durante la exploración; para seguir hay que destrepar un resalte entre escombros y continuar por una galería de menor tamaño con otro destrepe.

Este sector en general es de un tamaño de galería de mina con la habitual roca arenisca en finos estratos cortados por el agua y algún paso entre delicados bloques. Galería de los “Mineros borrachos”.Video20
video

De pronto la galería parece cerrase, pero es posible continuar arrastrándose por un laminador de 5 metros bastante bajo pero ancho, que es necesario atravesar primero hacia la derecha y luego hacia abajo, buscando las partes más altas que permiten pasar este “Laminador Anoréxico”. Video21

video

Enseguida llegamos a un cruce donde por la derecha volvemos a encontrar el río y seguimos con él, esquivando profundos gours con estrechas y frágiles cornisas. El río vuelve a dejarnos, perdiéndose en un agujero y siguiendo una ruta activa que fue explorada en su momento, a través de laminadores y estrechos meandros en caliza muy pura.
videoLa ruta deja el río (Video22) y continúa de frente por una gatera de arena y un meandro de paredes labradas por los golpes de gubia que confieren belleza y singularidad a este sector, que denominamos “Galería de la Gubia”. Más adelante se abre al llegar a estratos de areniscas escalonados. Video23

video


Esta galería queda cortada bruscamente por un gran pozo de más de 20 metros de diámetro y 30 metros de profundidad al que se accede con un corto pasamanos, por un tubo excavado en la caliza.Video24

video

Este pozo de  los “Morlokcs”, es de singular belleza, aunque bajo el estrato de arenisca de la cabecera hay algunas piedras sueltas por lo que es aconsejable que las personas que se encuentran en sus base se retiren del fondo. Se precisan unas 3 horas para llegar aquí desde la base de la sima del Acebo. En la base del pozo unas rampas de colada conducen a un meandro, con el suelo a menudo cubierto de colada y con algún bucle que puede despistar. Pequeños gours y formaciones le confieren encanto, pero poco a poco se va estrechando y llega un momento que no es posible seguir a ese nivel. Es necesario ascender por una cuerda 10 metros bastante estrechos y tener cuidado con las lajas medio sueltas que tiene la pared del meandro. (Video25)
video

Un pasamanos libra el tramo final del meandro y seguimos por este hasta la cabecera de un pozo de 25 metros con un desviador a los 5 metros que reduce el roce de las cuerdas de doble.Video26
video

En el fondo de este pozo del “Capitan Vinazo”, no se debe bajar hasta el fondo, si no quedarnos en una repisa que hay 3 metros más arriba y que hace más fácil recuperar las cuerdas y continuar bajando por un corto meandro desfondado que nos deja en una sala de suelo arenoso y techo plano “La playa”.Video27
video

Oímos el río de la vía activa que baja por unos resaltes y se pierde bajo la sala. Para continuar gateamos por la sala primero sobre arena y luego sobre piedras, pegados a la pared derecha (Video28) y tras bordear un pocete, se debe trepar un resalte saliéndonos por la derecha del laminador y alcanzar un corto y estrecho meandro, sobre todo su tramo final, que conduce a un pozo de 7 m. equipado con cuerda fija.Video29

video
video

Bajando el pozo , de nuevo nos introducimos en una laminador cada vez con más pendiente e inclinado hacia la derecha. En realidad es una gran fractura de la roca, que aparece muy desconchada. Este tramo tienen unos 50 metros y lo más adecuado es bajar por la derecha en el lado más bajo de la fisura, aunque algunos hitos van más al centro. Al fondo de este laminador los bloques cierran el paso y es necesario buscar una gatera a la izquierda, (paso de los “Bufidos”).
Esta gatera es uno de los pasos mas complicados y selectivos de la travesía , a pesar de ser muy corto. Primero se avanza un metro en horizontal y hay que colarse por un estrecho agujero vertical de un metro, para de nuevo arrastrarse en horizontal durante 2 metros bastante estrechos con piedras sueltas. Pasado este punto se llega a un pasamanos y pozo de 15 metros instalado en fijo con un fraccionamiento. En el fondo oímos de nuevo el río al que nos dirigimos alcanzando un estrato de areniscas .Video 30
video